No perder la paciencia con los niños

Tips para no perder la paciencia frente a tus hijos.

Más abarazos Huggies Más Abrazos // Martes 13 Octubre, 2020 // #consejos, #maternidad, #emociones, #familia

La paciencia es la mejor virtud que puede desarrollar un ser humano, nos hace tolerar, comprender y empatizar con los demás. Y como madre tiene un valor aún mayor, ya que si somos pacientes podremos enseñarles a nuestros hijos a serlo.

 

Aunque seas paciente, ser mamá es agotador, debes estar haciendo múltiples tareas al mismo tiempo y estar alerta constantemente de las necesidades del bebé. Es realmente difícil no perder el control y mantener la calma cuando estás cocinando, llaman a la puerta o al teléfono, tu hijo empieza a llorar y por descuidar la cocina un rato, la comida se quemó.

 

Criar a nuestros hijos es un aprendizaje constante que cambia conforme van creciendo, por lo que debes mantener el control y la calma de acuerdo con los desafíos van surgiendo.

Recomendaciones para ser más paciente con los niños

Basta de contar hasta 10, estos tips te ayudarán a mantener la paciencia durante esos momentos que sientes que la adrenalina y la irá te invaden:

 

  1. Toma descansos: Preocuparte por ti misma no es una actitud egoísta, necesitas tiempo para realizar actividades que te permitan olvidarte de tus pendientes; sal con tus amigas, ve al salón de belleza, al cine o al teatro, etc. De esta manera, regresarás relajada y con más energía para continuar con tus tareas en el hogar.

  1. Tolerancia: Los niños y su sentido del tiempo es diferente al de los adultos, por eso no entienden por qué no pueden conseguir lo que piden en ese mismo instante. Sé tolerante con tu pequeñ@, los niños observan el mundo desde otra perspectiva, se enfocan en cosas y situaciones distintas a nosotras.

  1. Ponte en su lugar: Trata de recordar cuando eras niña, no brindes más importancia a las cosas sobre nuestros hijos. No pasa nada si tira la comida, rompe algo accidentalmente o si llora porque quiere ir al parque. Deja de regañar desde tu posición de adulto y trata mejor de entender por qué se está comportando de esa manera.

  1. Cuida tus modos: Gritar o regañar a nuestros hijos no los hará entender por qué deben ser más pacientes o que mamá está ocupada. Controlar tus emociones, no sólo le enseñará a tu chiquit@ a controlarse también, sino que en cualquier situación el mantenerte tranquila te ayudará a solucionar y ver las cosas desde otro punto de vista.

  1. Da un buen ejemplo: Los niños son grandes imitadores, así que tenemos que cuidar el ejemplo que les damos, ya que si reaccionamos violentamente le transmitiremos malas actitudes, debemos aprender a pedir las cosas educada y serenamente.

  1. Sé más observadora: Hay situaciones inevitables por las que el bebé se sentirá irritable; porque tiene sueño, hambre, gases o está enfermo, estos factores justifican que demande atención sin demoras porque aún no conoce otra forma de decirnos lo que siente o piensa. Así que saber entender lo que nuestros hijos requieren nos evitará frustraciones y enojo.

Lamentablemente no nacemos con paciencia, pero sí podemos desarrollarla. Aprender a no dejarnos llevar por nuestros impulsos y el estrés, nos ayudará a poner foco al problema y a encontrar soluciones más lógicas y razonables mientras le das un buen ejemplo a tu bebé.

Tu sesión expiró. Por favor, presiona OK para refrescar la página.