Guía de ejercicios para embarazadas

Convierte la energía del 2º Trimestre, en ejercicio

Más abarazos Huggies Más Abrazos // Miércoles 20 Mayo, 2020 // #ejercicio, #maternidad, #salud

Ejercicio. Estoy lista, ¿Qué puedo hacer?

El ejercicio es una parte importante de un embarazo saludable y tiene múltiples beneficios. Te da energía y mejora o evita los dolores de espalda, los calambres y la falta de aire. Te ayudará también a evitar una ganancia excesiva de peso, venas varicosas y los problemas para dormir o de estreñimiento.

Estimula al bebé y te prepara para el momento del parto.

Lo primero que debes saber, es que la intensidad o duración del ejercicio que practiques dependerá de si ya eras deportista o estabas lo suficientemente activa antes del embarazo, además de si tu embarazo tiene alguna condición que lo limite bajo recomendación de tu médico.

De igual modo, vas a necesitar modificar tu rutina de ejercicio cada vez que sea necesario para que sea seguro y efectivo. Tu cuerpo no está acostumbrado al peso extra que exige más energía para hacer el ejercicio y quizás sea necesario que ésta modificación la hagas mensual, semanal o incluso diariamente. Todo depende de las condiciones de tu embarazo y de la respuesta de tu organismo tanto al embarazo como a tu rutina de ejercicio.

A person standing in front of a building

            Description automatically generated

En el segundo trimestre es probable que ya te sientas mucho mejor y podrás aumentar el tiempo que dedicas al ejercicio. No olvides modificar tu rutina cuando sea necesario y hacerlo siempre bajo la autorización de tu médico. Si disfrutas haciendo un largo ejercicio, pon atención a las señales de tu cuerpo y detente cuando te sientas cansada.

Conforme vaya creciendo la panza y cambien tus síntomas del embarazo, es probable que necesites acortar el tiempo. La mayoría se siente cómoda con 30 minutos de actividad física moderada (como caminar y nadar). También, dependiendo de la cantidad de ejercicio que hagas, es probable que necesites hacer ciertas modificaciones en tu alimentación.

Cuando te ejercites, asegúrate de que estás 60% debajo de tus máximas pulsaciones.

Para la mayoría eso quiere decir que te mantienes debajo de 140 pulsaciones por minuto. De esta manera, estás tranquila en cuanto a que tu bebé estará bien cuando te ejercitas.

Ahora, para que sea más fácil recordar que sí y que no puedes hacer, te hicimos una lista con recomendaciones:

  • Realiza un ejercicio físico moderado. Lo que te aconsejamos son los paseos al aire libre, natación, yoga, pilates y los ejercicios aprendidos en las clases de educación maternal.
  • La postura en cuclillas y los ejercicios que refuerzan la musculatura de la pelvis y del abdomen, están especialmente indicados por su relación en el momento del parto.
  • No se recomienda la práctica de ejercicios violentos de competición, o que produzcan fatiga.
  • Evita una actividad física prolongada si existe un ambiente húmedo, caluroso o si padeces fiebre, gripe o catarro.
  • No realices movimientos bruscos, saltos, flexión o extensión excesiva de las articulaciones o de impactos corporales.
  • Utiliza un sujetador apropiado para proteger tus senos.
  • No prolongues la actividad deportiva intensa más de 15 minutos.
  • Los ejercicios de calentamiento y relajación facilitan la adaptación progresiva del organismo al esfuerzo físico y te ayuda a evitar lesiones musculares y articulares.
  • Ingiere las cantidades adecuadas de líquido y calorías.

Hacer ejercicio es muy recomendable durante tu embarazo, más en esta etapa donde la energía no será un impedimento. Sólo recuerda tomar en cuenta estos tips, estar atenta a las señales de tu cuerpo y consultar a tu médico ante cualquier duda que puedas tener.

Tu sesión expiró. Por favor, presiona OK para refrescar la página.